logo Crayola editable-6.png
  • periodicolibre

Encuentro Constitucional por la tierra. Una reflexión para la educación para la cultura de paz






Por: Mauro Carvajal Guerrero

Estudiante Cuarto año de Derecho, Universidad Libre Bosque Popular

Contacto: sibueeno@hotmail.com


“¿Cómo seguir matando y no creando paz en vida? ¿Cómo seguir armando guerras en territorios de inocentes? Comunidades milenarias salvaguardas de esta casa de agua y selva, que viaja en la galaxia”


El pasado 17, 18 y 19 de Septiembre de 2014 en la ciudad de Ibagué, Tolima, se desarrolló el X Encuentro Constitucional por la Tierra, evento organizado por la Corte Constitucional, corporación que tuvo por invitados, expertos nacionales e internacionales, los cuales durante tres días de reflexión académica, debate público, político, jurídico, económico y cultural, alrededor de la realidad ambiental, local y global; se dirigieron a estudiantes, docentes, jueces y magistrados. Las discusiones ser realizaron a través de paneles, de los cuales son destacables los de cambio climático, biodiversidad, desplazamiento relacionado con la explotación de recursos naturales, minería y áreas protegidas, participación y consulta previa y participación en litigio ambiental.


A 43 km de la mina aurífera a cielo abierto más grande del mundo, con asistencia de 1300 personas, en la gobernación del Tolima se escucharon reflexiones vitales para pensarnos nuestra existencia como especie en el mundo, ahondaron en problemáticas como: la fragilidad de la seguridad alimentaria mundial a corto y mediano plazo, el cambio climático y las consecuencias por omisión de los países industrializados en reducir realmente emisiones GEI, la riqueza biológico-genética e hídrica de Colombia única en el mundo y la relación de esta “fortuna” con la actual situación humanitaria que enfrenta el país por desplazamiento interno, esto unido a la importancia tanto de las áreas protegidas como la de restitución de tierras y Zonas de Reserva Campesina (ZRC) en el plano territorial de posconflicto.


Así mismo se discutió la posición geopolítica estratégica del país en el panorama de los servicios ambientales para los países desarrollados, y su relación con la consulta previa libre e informada, en el marco del actual modelo neo extractivista y sus contradicciones hacia un crecimiento económico, al unísono de los daños en el territorio.


Otro tema de relevancia y transversal a estás temáticas fue la participación en litigio estratégico en el ámbito internacional para la defensa de territorios vivos, frente a la activación de la arquitectura global de la impunidad corporativa; red de intereses económicos ejercidos por transnacionales y multinacionales con la aquiescencia política de Estados nación del sur global, los cuales desde una producción normativa dirigida a garantizar seguridad jurídica transnacional e inspirar confianza inversionista, crean y adecuan la normatividad vigente interna a reglas de juego de los países del norte global, en procura del modelo de despojo-colonial neo extractivista, o de “capital langosta”. Frente a esta situación voces autorizadas en la lectura ambiental del mundo, dejan una advertencia tan clara como preocupante; al afirmar que, de no ser frenado el actual modelo de desarrollo, el ritmo irracional reflejado en los impactos terrestres o Antropoceno, generara un Ecocidio a escala sin precedentes, hecho magnicida en términos de garantías, y acceso a derechos vitales de existencia como alimentación, beber agua potable y respirar aire limpio, por parte de las generaciones presentes para con las generaciones futuras.


Establecer ¿quién es sujeto de derechos? fue un tópico de reflexión tan sensible como vital donde la posibilidad de reconocer sujetos humanos y no humanos, titulares de derechos, y la efectiva protección material y constitucional de estos, se discutieron diversas implicaciones de este reconocimiento, como también experiencias de protección a la naturaleza-vida como sujeto de derechos–garantía del resto de derechos, y las experiencias en Ecuador y Bolivia, pilares paradigmáticos del neo constitucionalismo latinoamericano.


Es vital destacar una mirada común de varios panelistas en cuanto al origen de la actual crisis, en relación con la presente manera de concebir y agenciar la vida - naturaleza, la cual desde una forma mecánica, instrumental, reduccionista, antropocéntrica, donde la cultura está separada de la naturaleza-vida, esta estructura de pensamiento situada en el epicentro del sistema mundo o norte global, se impone como paradigma civilizador, a través de dispositivos de control cognitivo y disciplinar como las universidades occidentalizadas, las cuales importan el modelo dominante de saber, en los alcances micro y macro, de lo científico, político, jurídico, económico, cultural, social, histórico, pedagógico, estético, etc. Y donde el desarrollo es un estatus a ser alcanzado.


en este sentido se establece la forma de aproximación al conocimiento de la naturaleza en la academia de los países del sur global, imperando una visión homogenizada de mundo hacia lo que es normal, lo natural y por tanto direccionando el sentido de lo que es la naturaleza y su utilidad, la crisis ecológica actual, es la del modelo epistemológico occidental, que además de separar al hombre de la naturaleza, invalida e inferioriza otros conocimientos de entendimiento del mundo y de relacionamiento con el cómo los ancestrales indígenas, entre otros.


En este sentido “No se pueden enfrentar problemas complejos con la misma lógica que los ha producido” lo cual afirma Gregorio Mesa, “requiere de nuevas construcciones del conocimiento, y por tanto del derecho, a partir de diálogos de saberes, haberes y poderes, como reto frente al supuesto único saber moderno-científico, desde saberes propios, justicias propias o alternativas en y para el sur global”, propuesta que parte de investigación rigurosa de lo propio negado e invisible que en afirmación del docente “acá ya existía un orden, un derecho ambiental ancestral precolombino, un derecho mayor el cual para el pensamiento de los nativos de la sierra nevada del Cocuy; los Uw´a es “la defensa del mundo de azul donde habitan los humanos donde el petróleo no es petróleo, es la sangre de la madre tierra”.


La Academia del Postconflicto


Es así que la universidad occidentalizada está en el imperativo ético de correspondencia lógica con lo expuesto, a replantear por un lado la reproducción teórica de aproximación al saber cómo por otro la de producción investigativa a partir de otros lugares de producción, entendimiento y enunciación alternos a las poses desarrolladas del conocimiento Harvard-izado, Stanford-izado, Hidelberg-izado Sorbon-isado Oxford-isado etc. y todo lo que esa visión disciplinar y cognitiva, reproduce en tanto imposición-modelo del norte global o desarrollo-muerte.


una educación para la paz parte de estudiantes que investigan desde categorías de análisis como la Biopolítica, la Bioética, teorías de género, conocimientos de vanguardia y retaguardia, sociología de las ausencias y emergencias, ecología humana y política, eco feminismo, pluralismo jurídico, uso alternativo del derecho, teorías dirigidas hacia la des-mercantilización de la vida, inter y transdisciplinarmente, estudios sub alternos, decoloniales, perspectivismo amerindio interculturalidad, epistemologías de sur entre otras muchas y diversas categorías de análisis que nosotras y nosotros estudiantes del posconflicto habremos de desaprender el modelo suicida que se precia de ser civilizatorio y acudir por ejemplo a las enriquecedoras discusiones del Foro Social Mundial, o las investigaciones de la UNAM, FLACSO, ILSA, CLAES, CENSAT, CIALC, ALICE, UNSAM, entre muchas otras redes de investigación alterna más congruentes con nuestros procesos histórico-sociales.

A modo de conclusión nosotras y nosotros, estudiantes cultura de la paz, estamos en la posición de develar, esclarecer, visibilizar, debatir, proponer, reflexionar e investigar con profundidad nuestra identidad, nuestros contextos, nuestra historia , saberes propios, economías propias, justicias propias, deconstruir el formato importado hacia una independencia cognitiva, en un ejercicio de resistencia y responsabilidad generacional por dilucidar visiones, propuestas, modelos y paradigmas de mundo donde quepan muchos mundos y nuestros hijos y nietos puedan crecer contentos disfrutando de aire respirable y agua potable.


“una pequeña gota en cada hermano que va formando este caudaloso rio, no tenemos frio, no tenemos miedo y ¡claro es el destino!



0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo